RRHH | Qué hacer para combatir el “síndrome de los lunes” en el trabajo
328
post-template-default,single,single-post,postid-328,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by jimoreno in recursos humanos

Qué hacer para combatir el “síndrome de los lunes” en el trabajo

Hay quienes coinciden en que el lunes no es un día más en el calendario. Para muchos puede significar el regreso a la rutina; y para otros, un sinónimo de mal humor. El denominado “síndrome de los lunes”, no se refiere simplemente a una cuestión de ánimos.

Al parecer, el comienzo de la semana genera estrés en muchos trabajadores y afecta todos los aspectos de éste. Como consecuencia, ese día se suceden ciertos fenómenos con más frecuencia que el resto de los días hábiles.

Los especialistas destacan que el hecho de enfrentar el inicio de la semana genera una carga emocional importante. El lunes es percibido por los trabajadores como el día más aburrido. Y los síntomas que muchos refieren están relacionados con la tristeza, el cansancio, la irritabilidad, el desánimo y hasta problemas de concentración.

Las estadísticas son claras: una de cada tres personas que pide médico a domicilio lo hace los lunes. Y 90% de esos casos es para pedir un certificado que justifique no ir a trabajar. En muchas ocasiones, los síntomas son incomprobables ya que refieren dolores de panza y mareos, ente otros.

Desde la otra vereda, las empresas cuentan que los lunes son los días de menor productividad, y uno de cada cuatro accidentes laborales suceden justamente el primer día hábil de la semana. Pero, ¿qué lo causa? Factores como la variación o la falta de sueño acumulado, pues durante el fin de semana los horarios frecuentes se modifican; el tener que volver a los horarios fijos y a las obligaciones, después de un fin de semana de descanso; el temor de enfrentarnos a la rutina.

¿Qué podemos hacer para llevar mejor el lunes? La clave es el optimismo, intentando ver las cosas de manera positiva.

• Organizar y planificar el tiempo y tareas: Se puede realizar una lista de actividades de lunes a viernes, distribuyéndolas de manera equitativa. Esto generará que no haya que realizar todo un mismo día.

• Comenzar el día sin posponer tareas: siguiendo la ejecución normal del trabajo se evita el sentirse asfixiado ese día.

• Organizar el puesto de trabajo desde el viernes: de esta manera, cuando se retomen actividades el lunes, se generan la comodidad y la organización necesarias para realizar las tareas.

• Ponerse música en los trayectos del hogar al trabajo y viceversa.

• Practicar deporte al terminar la jornada laboral para relajarse. Recompensarse con salidas con amigos, un buen paseo o baños relajantes.

• Dormir lo suficiente para levantarse al día siguiente con más energía.

* Sitio de vinculación laboral y servicio de empleo

Fuente: comercio y justicia

Ingresar un comentario

happy wheels